Your cart is empty

Post Featured Image

Tres preguntas que sólo puede responderte un buzo técnico

Hay cosas que pueden permanecer por décadas como un misterio para los buzos recreativos. La culpa es de algunos buzos técnicos, que creen que poseen conocimientos sacados de los libros sagrados de los jedis, o de las teorías de Stephen Hawkin, que los simples mortales no pueden entender. También se trata de que algunos principiantes no se atreven a preguntar. Pues cualquiera que sea el caso, aquí intentamos aclarar tres de esos intrigantes hechos.

1- ¿Por qué dicen que las máscaras de buceo de material negro son mejores?
Por uso y costumbre, muchos buzos técnicos solemos preguntar al escoger nuestro equipo: ¿lo tienes en un color más oscuro que el negro? Esto se lo atribuimos a la buena práctica de que las cosas que queremos que realmente destaquen de nuestro equipo, son aquellas que son útiles en caso de una emergencia. Pero cuando se trata específicamente de la máscara, nuestra preferencia por el negro tiene un fundamento muchos menos suspicaz. Las de falda de silicón transparente suelen ser las más populares sobre todo en buzos recreativos principiantes, porque minimizan la sensación claustrofóbica que algunas personas sienten cuando bucean. Pero en realidad, las faldas claras e incluso los marcos de colores realmente interfieren con la visión. El exceso de luz que ingresa a través de la falda transparente de silicón, hace que sea más difícil para el ojo enfocar y causa reflejos que a veces nublan la visión. Haz la prueba, mira por la ventana desde una habitación iluminada durante la noche. Verás mejor al colocar tus manos alrededor de tus ojos, mientras acercas tu cara sobre el cristal de la ventana. Por estas razones, los buzos expertos que buscan la mejor visión posible prefieren máscaras con faldas y marcos negros sólidos. Otro punto a favor de las máscaras oscuras, es que prácticamente no cambian su apariencia con el tiempo. Aunque el silicón transparente sea de buena calidad, con el uso y la exposición al sol tiende a ponerse amarillento, aunque no pierda su textura suave. Pero si eres un profesional de buceo, o quieres siempre lucir un equipo al día, el silicón negro te dará mucho más tiempo útil.

2- ¿Por qué llevan hilos de colores fluorescentes en sus carretes?
Aunque el carrete, spool o reel es la pieza de equipo que quizás tenga la mayor cantidad de usos diversos, a veces éstos no son obvios para los buzos recreativos. Afortunadamente, la buena práctica de llevar un carrete está siendo tomada en cuenta en la enseñanza de buceo recreativo. Por ejemplo, PADI ya impuso como una destreza de aguas abiertas en el curso Open Water Diver el despliegue de una boya (SMB), utilizando para ello un carrete. El carrete es una pieza de relativo bajo costo, sobre todo si es de tipo spool manual, y esto podría estar facilitando que se haga popular entre los buzos recreativos.
Tal vez por eso en algunos sitios de buceo me preguntan por qué todos mis carretes llevan líneas de colores naranja o amarillo, brillantes como el neón. La razón es que cuando haces buceo técnico en grupo, necesitas una gestión de líneas más sencilla. Si hay varios buceadores haciendo paradas obligatorias de descompresión colgados de boyas (SMB), una línea blanca es más difícil de ver en mar abierto que una de color fluorescente o neón, que resalta aunque estés a profundidad, porque es una tonalidad que refleja mucho mejor la luz. Pero además las líneas que uso, aunque cuestan un poco más que el nylon genérico, son más resistentes a la abrasión y la torsión, y tienen un estiramiento mínimo. También tienen una flotabilidad ligeramente negativa y son un poco más delgadas que una línea de nylon #24, por lo que se puede cargar más metros en el carrete, lo cual resulta muy útil para las paradas profundas o cuando hay corriente.

3- ¿Por qué prefieren los chalecos (BCDs) de inflado sólo trasero? ¿Acaso pueden sostener a un buceador inconsciente boca arriba?
Sí, hay que admitirlo, para algunos usos los chalecos con inflado tipo chaqueta son más cómodos. Por lo general, escuchamos esto de los buceadores que siempre han usado un chaleco estilo chaqueta, pero la verdad es que con la experiencia esto se vuelve totalmente irrelevante. 

De entrada, con el peso que implica llevar por lo general cuatro tanques y equipo redundante, los buzos técnicos tenemos que inflar nuestro BCD en superficie, tanto que podamos tener la cabeza fuera del agua, respirando fácilmente. Si hiciéramos esto con un chaleco de inflado envolvente tipo chaqueta, probablemente sentiríamos el estrangulamiento que sienten aquellos buzos recreativos novatos, que tienen el hábito de mantener presionado el inflador hasta que escuchan la liberación de la válvula de sobrepresión. Pero en realidad los buzos técnicos preferimos BCDs de inflado posterior (o tipo “Wing”) porque ofrecen un control muy preciso de la flotabilidad y facilitan la adopción de una posición deseada bajo el agua o “trim”. Pero la característica tal vez más importante de los BCDs técnicos de tipo “ala” es que además puedes variar su configuración y tamaño, dependiendo de la cantidad y material de los tanques que lleves, conservando siempre un perfil hidrodinámico. 

Personalmente, tengo varios “wings”, de diferentes capacidades de levante o “lift”, tamaño, redundancia, etc. y los puedo alternar usando el mismo backplate y arnés, si cambio de dobles de acero a aluminio, por ejemplo.

Por otro lado, la suposición de que un BCD tiene que mantenerte a flote boca arriba, proviene de que ciertamente, la mayoría de los dispositivos de flotación personal están diseñados para hacer sobresalir la cara de la víctima inconsciente en una posición que permita la respiración. Sin embargo, un dispositivo de control de flotabilidad para buceadores (BCD por sus siglas en inglés), no está diseñado para ser un salvavidas para una víctima inconsciente en un accidente de navegación, independientemente de su diseño. 

Para utilizar correctamente un BCD recreativo o técnico con inflado posterior, hay que tener en cuenta que con cualquier tipo de BCD, sólo se debe agregar suficiente gas tal que tu cabeza esté cómodamente fuera del agua, sin esfuerzo. Lo que sucede es que los buzos que no están familiarizados con los BCDs de inflado posterior, al no sentir que el chaleco los estrangula, agregan una gran cantidad de aire, haciendo que floten demasiado alto y que se inclinen hacia adelante.

Casi todo lo que hacemos o usamos los buzos técnicos, tiene una razón. De hecho, aunque hay unas cuantas convenciones que todos los buzos técnicos seguimos fielmente, cada quien tiene sus mañas y costumbres, que son aceptables si tienes una explicación lógica para respaldarlas (así me gusta a mí, no es una explicación lógica, por ejemplo). Si no te atreves a preguntarle a un buzo tec, déjanos tus dudas en los comentarios, o escríbenos a manux@tecdiver.org. Si eres un buzo técnico, también es bienvenida tu opinión personal.

No comments (Add your own)

Add a New Comment


code
 

Comment Guidelines: No HTML is allowed. Off-topic or inappropriate comments will be edited or deleted. Thanks.