Your cart is empty

Manejando equipo pesado

La mayoría de los buzos experimentamos alguna vez molestias en la parte baja de la espalda luego de un fin de semana intenso de buceo. En los mejores casos, las lesiones no son graves y pueden aliviarse simplemente con descanso y en todo caso con calmantes y anti-inflamatorios comunes que se expenden sin receta.

Sin embargo, el stress repetido sobre nuestra espalda, o una técnica inapropiada al levantarse completamente equipado, puede resultar en lesiones más serias en los músculos de la espalda o la columna, que ameritan tratamiento médico para ser reparados totalmente.

El equipo de buceo, con toda esa carga a veces incómoda o mal balanceada, tiende por sí mismo a crear el tipo exacto de stress que pone en riesgo la parte baja de la espalda. Un día levantando tanques y bolsos con equipos pone una carga muy pesada sobre los tejidos conectores que mantienen tus vértebras y los discos de la columna en su sitio. Puede que no sientas dolor en la espalda con ningún levantamiento en específico, pero la tensión ocurrirá de todos modos. Si los ligamentos se estiran lo suficiente, no podrán sostener adecuadamente tu espina dorsal y puedes terminar con un daño irreparable en tus discos. De ahí, la lesión puede desencadenarse simplemente al sentarte en el carro de camino a casa, o inclinándote para amarrar tus zapatos.

Más allá de simplemente de estar en buena forma física, el equipo de buceo se puede manejar apropiadamente con las debidas precauciones y herramientas. Los siguientes lineamientos pueden reducir la posibilidad de que tu día de buceo lo pases en la superficie:

1. Siempre que sea posible, colócate tu equipo sobre una banca, mesa o en la puerta trasera de la camioneta. Mientras mantengas lo más vertical posible tu espalda, menos carga pesada no balanceada pondrás sobre tu espina dorsal. Evita maniobras aéreas “a la antigua”. Incluso sólo el peso de tu propio cuerpo puede causarte una lesión cuando haces “volar” tu equipo sobre tu cabeza para colocártelo, sin contar que puedes encontrarte con la cabeza de otro buzo en tu “vuelo”. Por eso, es mejor colocar tu equipo scuba ensamblado en un espacio de trabajo estable y lo más alto posible.

2. Si tienes que levantar el equipo desde el suelo, arquea la parte baja de tu espalda para preacondicionar los músculos que protegen la columna. Debes verte como si estuvieras sacando tu trasero, y aunque produzca uno que otro comentario de algún(a) transeúnte, ésta es la misma técnica utilizada para romper récords en levantamiento de pesas y puede hacer la diferencia entre una elevación exitosa y una espalda lastimada. Asegúrate también de apretar los músculos abdominales, que soportan la espina desde el frente. Utiliza siempre una faja de soporte lumbar, que te obliga a mantener recta la parte baja del abdomen y la espalda.

3. Cuando actúes como apoyo en superficie para una excursión de buceo, no permitas que nadie cargue múltiples cargas pesadas. Las lesiones de la espalda más comunes son de stress repetitivo. Usa carretillas o carritos para transportar el equipo, y altérnate entre descargar equipo y empujar.

4. No importa cuán fuerte seas, puedes reducir enormemente tus riesgos pidiendo ayuda cuando coloques equipo pesado en un carrito o dentro del agua. No es el momento para hacerse el rudo.

5. Calienta tus músculos antes de cargar peso. Eres más vulnerable a las lesiones con una musculatura relajada, típica de cuando recién te levantas. En lugar de cargar todo el equipo de buceo en tu carro muy temprano en la mañana, prefiere hacerlo al final de la noche anterior. Haz una corta rutina de calentamiento previo, moviendo el torso hacia los lados, atrás y adelante.

Recuerda que no existe una manera 100% segura de levantar nada. Sólo puedes reducir el riesgo y estar pendiente de la situación que puede producir una lesión. Si sientes dolor al levantar un objeto, detente y deja que otro haga la tarea. Busca atención de un fisioterapista, ortopedista o especialista de la columna para diagnosticar apropiadamente cualquier lesión que pudiera ocurrir. Si ya sufres una lesión en la espalda, probablemente sabes qué tan importantes son los lineamientos anteriores en la vida diaria. Dicho esto, la posibilidad de lesiones más severas aumenta con actividades intensivas en levantamientos. Sigue siempre el consejo de tu médico o fisioterapeuta, conoce tus límites, y piensa antes de levantar algo

 

No comments (Add your own)

Add a New Comment


code
 

Comment Guidelines: No HTML is allowed. Off-topic or inappropriate comments will be edited or deleted. Thanks.